Los origenes de Beral se remontan a 1962 cuando se fundó Beral S.L. con sucursales en San Sebastian, Zaragoza y Pamplona. Los propietarios abrieron las sucursales de Tudela en 1985 y en Huesca 1976. En 1985, los trabajadores de las diversas sucursales se convierten en propietarios de sus empresas, nace así en Huesca BERAL HUESCA S.L.

 

Todas las empresas mantienen en su denominación, como nexo de unión el nombre de Beral, funcionando desde entonces de forma independiente, pero trabajando como grupo ante cualquier negociación con proveedores.